24 de mayo de 2017

Castilla firme y decidida

Mañueco Martínez, Juan Pablo: “Castilla y elprimer Villalar de 1976”. 3ª edición. Guadalajara, 2017. Editorial AACHE. 158 páginas en tamaño 17 x 24. Fotografías. Prólogo especialmente escrito en 1980 por Miguel Delibes para la 2ª edición. ISBN 978-84-17022-16-7. P.V.P.: 15 €.

Aunque el autor la califica como novela ambientada en Villalar de los Comuneros el domingo 25 de abril de 1976, se trata de un estudio sobre el castellanismo, las Comunidades y transmite la realidad de lo ocurrido aquel día, en una jornada tensa de reivindicaciones.

En esencia consiste en el relato de cómo cuatro amigos inician un viaje desde Madrid hasta Villalar de los Comuneros, donde está anunciada para ese día una conmemoración de Padilla, Bravo y Maldonado, los comuneros de Castilla, que ha sido prohibida por el Gobierno.

Se pasa revista a lo que supuso la Revolución de las Comunidades de Castilla y a las cuestiones planteadas entonces y que aún siguen por aplicarse en el siglo XXI. En aquella ocasión, tras la llegada a Villalar, y tras romper el cerco policial, se describe lo que ocurrió en aquella jornada de silencio y metralletas sobre la campa de Villalar.

El prólogo, debido a la pluma de Miguel Delibes, es uno de los más lúcidos análisis de la situación y de las necesidades de Castilla salidos de la observación del novelista vallisoletano. 

25 de abril de 2017

Poemas de Ida y Vuelta

Noventa y ocho páginas le bastan a González-Calero para construir un mundo, y para –resumido- entregárnoslo. Esa construcción –poderosa y minimalista a un tiempo, es lo que nos llega a través de la amable presencia de un libro pulcro y elegante titulado “Ida y Vuelta”.
El estudio inicial, al que titulan “Versos de un diario”, lo firma José Corredor Matheos. Hace el oficio de prólogo pero va más allá. Porque desmenuza la obra, la desgrana, nos la entrega sobre una bandeja de pulcro mármol con pinta de papel: ya está entendido a través del poeta alcazareño. Ya se desvela el sentido de la poesía que ahora destapa, veinte años después de su minuciosa construcción, el escritor manchego Alfonso González-Calero García, a quien le ha sentado tan bien su jubilación en las prosas administrativas, que se ha puesto a palpitar por su cuenta, reflejando en este librito, con maestría, en voz baja, los asombros que el mundo le causa.
Dice Corredor de esta obra que “parece surgir de un diario en el que se van recogiendo sensaciones, impresiones, con palabras inseparables de su temporalidad”. Todo está medido en esta obra, que no parece de un primerizo. Detrás de ella hay mucha vida, muchas lecturas sobre todo, mucho análisis, y mucha reflexión. De González-Calero tendrían que aprender muchos que empiezan: porque afila tanto su lápiz, que para expresar una vida, con sus dolores, le bastan los versos escuetos que, como estos, lo explican todo: “tienes que decirlo / en dos palabras…” En dos o tres palabras: “la vida duele”. De ese sentimiento nace este libro.
Todo es bueno, interesante, propicio. Una de sus mejores páginas, la que lleva una dedicatoria “A Oliva, luz y viento”, parece resumir la andadura del autor, siempre ente la naturaleza y el tiempo, nadando en el vacío pleno de los sentimientos. La insistencia en las referencias temporales (aquel verano, la noche, “el tiempo pasa por mí como si nada”) materializan una preocupación, que al fin es la del hombre que ha vivido mucho, y que es perfectamente consciente de la caducidad de cuanto es y cuanto le rodea. Pero la vida que ahora tiene y la que palpa, justifica cualquier alegría, justifica el libro entero.
Creo que es una gran obra, limpia y sentida, humana a tope. Esta “Ida y vuelta” de Alfonso González-Calero en la que ha puesto lo mejor de lo que ha escrito en este últimos veinte años.


A.H.C.

16 de marzo de 2017

Un libro que te empuja hacia delante

Herranz Barquinero, Ricardo: “Opiniones para ser feliz”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2016. 400 páginas, encuadernación en tapa dura. ISBN: 978-84-92886-87-6. P.V.P.: 10,90 €.

Un libro que te empuja hacia delante, que te restaura, te alienta y te hace sonreir. Todo eso lo ha conseguido en un tomo, largamente trabajado, Ricardo Herranz Barquinero, que pasa de historiador y archivero a mentor de la gente con pena.
En su trayectoria vital, con problemas como todo el mundo, él se ha ido planteando recetas caseras para sobrellevar esta complejidad que es la vida. Y de su experiencia y sus lecturas ha resultado este tomo, que ejerce de resorte vital tan solo con ver la cubierta, enormemente positiva.
Nos hace una introducción fisiológica y comportamental en un inicial capítulo acerca del Cerebro. Pero luego entra a analizar esas basamentas de la vida sobre las que nuestra estabilidad se sustenta: la dieta, el éxito, el dinero, el cine…. y muchas más. Todas tratadas con claridad y sencillez, muy directamente, en un lenguaje de alto valor informativo.
En la segunda parte del libro, entra a considerar los valores de la vida, y pasa a analizar esos caminos y metas que debemos todos (aún sin saberlo muchas veces) recorrer y alcanzar: la felicidad, la ilusión, la motivación, la fuerza de voluntad, la memoria… incluso añade un capítulo interesante acerca de la importancia de saber escuchar a lo niños, y en otro analiza el significado y la práctica del Yoga como un escalón más de escalar esa ruta complicada y única que es la de la vida.

Lo más destacable del libro es el lenguaje directo empleado, la claridad de ideas, la multitud de ejemplos… todo ello nos lleva a “devorar” las 400 páginas de este libro que es bonito en apariencia, cómodo de leer, y hasta barato! Altamente recomendables estas “Opiniones para ser feliz” del molinés Herranz Barquinero.

19 de febrero de 2017

El libro de los estorninos


Marco Alario, Marta: “El libro de los estorninos”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2017. 84 páginas. ISBN 978-84-17022-04-4. P.V.P.: 12 €.

Aparece en el horizonte de la literatura provincial un nuevo nombre, en joven, en femenino, en positivo, en asombroso: la profesora de Literatura Marta Marco se lanza al ruedo de la poesía con esta ópera prima en la que no deja por contar y cantar.
Nada más abrir el libro, con una cuidada edición de Aache,  la página de Agradecimientos es un poema en sí misma, y apunta, de entrada, la capacidad de la autora para narrar, evocar, metaforizar y dar fuerza a los recuerdos de lo vivido.
Desde ahí nos colamos entre un sonar de pájaros y un crujir de ramas en la obra densa de esta autora, descubriendo desde el inicio que su voz es muy personal, sin interferencias, que ha leído mucho (porque es obligatorio leer mucho, leer a los otros, cuando se trata de crear) y sin embargo no le cuesta nada, a la hora de sentarse y escribir, ser ella misma: alegre, proyectada, fundamental en lo superficial y eje de todo giro. Pudiera decirse que Marta Marco ofrece en sus manos abiertas una gran carga de Cultura, de esa que (como la definía Ortega y Gasset) “es lo que queda después de haber olvidado lo que has aprendido”.
De la primera a la última página, este libro de losestorninos es un descubrimiento de su trayectoria vital. En la Introducción nos lo dice claramente: …si hay un hilo de seda conductor en los poemas que vais a leer a continuación, es que todos ellos son disecciones de mi vida… Y a continuación el lector se preguntará “¿Y a mí qué me imnporta la vida de esta persona? Y yo contesto: “Sí te importa”. Porque si una persona es excepcional, no te interesa lo que le haya pasado, es algo ue está fuera de tus cálculos y tus vivencias. Pero si esa persona es como tú, como yo, absolutamente normal, sí te interesa, porque lo que ella ha vivido, lo que ha sentido, lo que ha sufrido y esperado, es lo mismo que te ha pasado a ti. Y de este blog de experiencias ajenas, siempre se aprende, o conviene aprender siempre.
Al lector que dé el paso de abrir este libro y adentrarse por sus poemas, le auguro un rato feliz. Cuando se encuentre con cada uno de esos 38 “estorninos” organizados en 4 vuelos, y cuando lea lo que Marta nos cuenta de sus hijos, de sus alumnos, de su trabajo y de sus viaje. Cuando nos lance ese grito de “La suerte, esa…” o cuando se ponga rotunda y alce la bandera más alta y limpia de la poesía esencial, cantando al “Amor. A mar…” Son expresiones vívidas maravillosamente contadas.
El libro se convierte en perfecto cuando, además de leer las composiciones de Marta, vamos saboreando las ilustraciones de Nora Marco, o cuando leemos (conviene hacerlo al principio) las frases de Teresa Maseda en la contrcubierta, mirando esas cuantas fotos transgresoras de Ainhoa Ramos y analizando el Prólogo desvelador, revelador y explicativo que le pone al principio Marisa Peña. Un libro redondo, perfecto, y amable. Porque no lo olvidarás nunca tras haberlo leído.


A.H.C.

5 de enero de 2017

Alovera en tres tiempos


La obra que se fraguó durante el mandato municipal de Carmen Plaza, trataba de reunir en colección de imágenes la vida y el sentir de un pueblo. En una época de bonanza económica, cuando el crecimiento demográfico y económico parecía no tener límite, se planteó construir, en tres tomos sucesivos y complementarios, una panorámica exhaustiva de lo que es, de lo que fue y de lo que iba a ser siendo, Alovera.
De esa manera, se unieron en tarea bien organizada, con perfiles diferentes pero complementarios, un selecto grupo de fotógrafos, en relación más o menos directa con la localidad campiñera. Formaron ese grupo los expertos Francisco Brioso, Amando García, José A. Magro, Nando Ruiz y Andrés Sanz (en orden alfabético), quienes entre 2001 y 2003 realizaron miles de fotografías en el municipio, en el caserío y en sus campos, en los polígonos y en las eras, entre las vías del tren y al abrigo de los tejaroces de las ermitas. En blanco y negro, y en color, directas y desenfocadas, con personajes posando y sorprendiendo a otros. Consiguieron su objetivo, y reunieron (después de seleccionar con meditación severa) un millar de fotografías, que finalmente cuajaron en tres libros que llevarían estos títulos:

  1. Alovera, tierra y gente
  2. Alovera, rincones y costumbres
  3. Alovera hacia el futuro


A partir de esta colección de imágenes, -que el Ayuntamiento repartió entre los vecinos-, quedó palpable la diversidad de gentes, la multitud de recuerdos y el denso haz de porvenires que le cabían a Alovera en su caminar brillante. Muy meditado todo: el diseño, el papel, la distribución, los breves textos,  se contó aparte de los fotógrafos con las plumas de Antonio Herrera Casado, José Ramón López de los Mozos y Félix Abánades López para los respectivos preámbulos, más un saludo de la alcaldesa, Carmen Plaza Castro, alma de la idea.


El resultado, una obra brillante, una colección muy bonita de imágenes (1.000 fotos sobre 600 páginas distribuidas en tres tomos) que se quedó para siempre en el ser de Alovera, mostrando como hasta ahora ningún otro pueblo de esta provincia lo ha hecho, su mejor cara, la de ahora y la de siempre, testigo fiel del caminar de los días.

Ficha bibliográfica

Antonio Herrera CasadoJosé Ramón López de los Mozos y Félix Abánades López(textos); Francisco Brioso, Amando García, José A. Magro,  Nando Ruiz y Andrés Sanz (fotografías) con prólogo de Carmen Plaza Castro.
Tomo I: Alovera, tierra y gente, tamaño 30 x 30 cms. 148 páginas. ISBN 84-95179-74-1. PVP: 10 €.
Tomo II: Alovera, rincones y costumbres, tamaño 30 x 30 cms. 202 páginas. ISBN 84-95179-75-X. PVP: 10 €.
Tomo I: Alovera, hacia el futuro, tamaño 30 x 30 cms. 230 páginas. ISBN 84-95179-76-8. PVP: 10 €.


1 de enero de 2017

La Colección

Tierra de Guadalajara

Desde su inicio, la editorial Aache de Guadalajara se propuso recopilar todos los escritos, informaciones, estudios y monografías que fueran referidos a Guadalajara y provincia. En la creencia de que el conocimiento, y el consiguiente aprecio, de las raíces culturales de una tierra, conllevan su protección, y el íntegro mantenimiento de un territorio, que va más allá de las medidas políticas que le atañen.



En este sentido, se crearon diversas colecciones para atender a los estudios científicos, la creación literaria, los manuales de rutas y camino, y por supuesto las monografías divulgadoras de la riqueza monumental, festiva, gastronómica, y cultural por excelencia, de Guadalajara. Naci entonces la ral por excelencia, de Guadalajara. Nacipatender a los estudios cientmiento, y el consiguiente aprecio, de las raó entonces la Colección de libros “Tierra de Guadalajara”. Era el año 1978, y comenzó con un estudio / guía titulado “Sigüenza, ciudad medieval”, que ha servido a más de 5.000 personas para conocer la ciudad a través de sus páginas.

En los últimos días del año 2016 aparece el número 101 de esa colección, y haciéndole un guiño al primero, se encarga de mostrarnos con todo detalle “La catedral de Sigüenza”. El autor de ambos, el incansable escritor, historiador y divulgador de nuestras esencias, el Cronista Provincial profesor Antonio Herrera Casado.

De ese centenar de títulos, algunos deben ser destacados por lo que han supuesto de novedad y revulsivo en la visión tradicional de la provincia. Desde “El patrimonio desaparecido de Guadalajara” del profesor García de Paz, a “La Cocina de Guadalajara” del doctor Martínez Gómez-Gordo. Y desde las “Artesanías tradicionales de Guadalajara” de Castellote Herrero, al gran estudio sobre “Los grabados de la Cueva de los Casares” del grupo de investigadores Amigos del Arte Paleolítico.

Entre los autores, nombres aplaudidos y reconocidos unánimemente como estudiosos acreditados de la tierra alcarreña: desde José Ramón López de los Mozos, en los temas de la tradición y el costumbrismo, a Francisco Layna Serrano, en el análisis de los castillos. O desde Tomás Gismera Velasco, en lo relativo a Atienza, hasta José Serrano Belinchón, en las andanzas camineras por la Alcarria.

Precisamente una recopilación de temas, de autores y de propuestas fue lo que constituyó, con una estrategia previamente meditada, el número 100 de la Colección, aparecido en febrero de 2016. El libro “100 propuestas esenciales para conocer Guadalajara” volvía a plantear la breve pero clara visión de temas arqueológicos (Recópolis, Zaorejas, Casares), de edificios románicos (Carabias, Cifuentes, Pinilla), de viejos monasterios medievales (Bonaval, Monsalud, Buenafuente), de las joyas de la ciudad de Guadalajara (el puente árabe, el teatro Buero, el palacio ducal del Infantado) hasta unos finales toques en torno a la Naturaleza (el Alto Tajo, el Ocejón, los quejigares del Tajuña medio) y el costumbrismo (con una evocación descriptiva de los encierros de Brihuega, el Maratón de los Cuentos de Guadalajara, o las botargas serranas).


Todo ello salpicado de fichas ilustradas a todo color sobre retablos, fuentes, museos, panteones, mieles y firmamentos !!! Un apasionante recorrido por la provincia de Guadalajara que en ese número 100 se resume elocuente, pero que no es sino el colofón, y ahora el inicio, de cientos de títulos relevantes. La esencia de la provincia de Guadalajara. Y no hace falta decir nada más.